Calefactores solares: PREGUNTAS y CONSEJOS

¿Los calefactores solares sirven para todos?
Sí, el sistema de calefactor solar sirve para la mayoría de los requerimientos de agua caliente, especialmente sanitaria. Sin embargo, el cuánto y el cómo reemplaza a los sistemas tradicionales depende de dos factores principales: ubicación y capacidad del equipo, versus consumo y hábitos del usuario.

¿Qué hay que tener presente antes de cambiarse a la energía solar?
Aparte de los aspectos objetivos (técnicos y/o económicos), lo principal es tener claro que estos sistemas, como muchos otros eco-amigables, requieren de un cambio de hábitos del usuario.
Las preguntas clave son: cuánta agua caliente usamos, cómo y en qué horarios.
Una vez respuestas esas preguntas, hay que seleccionar un sistema adecuado a nuestras necesidades o, en su defecto, saber ajustarse a las capacidades del sistema elegido.

¿Cómo escoger la capacidad adecuada?
Bajo el supuesto de que en una ducha se consumen entre 40 y 50 litros de agua caliente (suposición que es relativa, ya que depende de los hábitos de los usuarios del sistema), se puede establecer el siguiente cuadro referencial para un calefactor no-presurizado estándar.

Cantidad de tubos

Capacidad (litros)

Duchas diarias

17  Ø47xL1500mm.

100

1-2

18  Ø58xL1800mm.

150

2-3

24  Ø58xL1800mm.

200

3-5

30  Ø58xL1800mm.

250

4-6

36  Ø58xL1800mm.

300

5-7

 

Si el sistema abastecerá además tinas, lavaplatos u otros artefactos, esto también debe ser considerado en la elección del tamaño del equipo a instalar. Para una vivienda unifamiliar con 4 habitantes, en general se recomienda la instalación de un sistema de 200 litros, ya que permite abastecer 4 duchas de 10 minutos, ó 3 duchas generosas más un remanente para lavar platos u otro uso.
Para consumos mayores, como hoteles o duchas para personal, pueden instalarse dos o más equipos en paralelo.

¿Dónde puede instalarse un calefactor?
Los calefactores solares deben instalarse en lugares donde reciban exposición a los rayos solares, los que son su "motor". A más, mejor.
Lugares óptimos son:
- Techos
- Terrazas con orientación norte
- Patios soleados
- Estructuras especialmente concebidas
- Y especialmente en Antofagasta, torres para estanques de agua que estén fuera de uso, las cuales son muy frecuentes y además, suelen contar con un tendido de cañerías a la red del usuario, lo que ahorra tiempo y costos de instalación.