VENTAJAS de la energía solar

         
 

La ENERGÍA SOLAR TÉRMICA o energía termosolar consiste en el aprovechamiento de la energía del Sol para producir calor. Y este calor puede usarse, principalmente, para la producción de AGUA CALIENTE, ya sea de uso sanitario (baño, cocina, lavadero), recreativo (piscinas temperadas), calefacción (radiadores y losa radiante), industrial e incluso, para generar energía eléctrica y refrigeración.

El uso de la radiación solar para calentar agua es el más limpio, económico y eficiente uso de las energías renovables hoy en día.

Es limpia, silenciosa, no depende de abastecimiento y requiere mantención mínima

Es segura, ya que no hay riesgos de fuga de gas, incendio, electrocución ni emisión de CO2.

Es gratuita, y dependiendo del caso, puede cubrir hasta el 100% de las necesidades de agua caliente.

Es amigable con el medioambiente. Renovable y sin combustión, ayuda a reducir las emisiones de gases y a mitigar el Efecto Invernadero

 

Especialmente populares y extendidos en distintos países europeos y asiáticos son los CALEFACTORES SOLARES COMPACTOS.

Se estima que, dependiendo del lugar y el uso, un calefactor solar puede cubrir entre el 50% y el 90% de las necesidades de agua caliente de una familia promedio (pues son efectivos incluso en días nublados).

En ANTOFAGASTA y buena parte del norte de Chile, con un sistema bien proyectado, no es aventurado afirmar que los calefactores solares pueden eliminar completamente el consumo de gas en la producción de agua caliente para uso en duchas, tinas, lavamanos, lavaplatos y lavadora.
El agua no recibe ningún tipo de contaminación, por lo tanto no pierde su potabilidad.

El sistema eleva la temperatura del agua por sobre los 50°C, pudiendo alcanzar los 90°C o más en días soleados (cabe señalar que la temperatura de confort del agua para una ducha es de 41°C aproximadamente, por lo que en muchos casos deberá mezclarse con agua fría abriendo ambas llaves).

Debido a la calidad de los materiales y a que no tiene partes móviles, la mantención es casi nula, y se reduce a la limpieza de los tubos según la acumulación de polvo, de tal manera que no se reduzca la absorción de la radiación solar.

La vida útil de algunos equipos puede superar los 25 años con un mantenimiento mínimo, dependiendo de factores como la calidad del agua.

A continuación tenemos un cuadro comparativo entre los sistemas tradicionales y solar de última generación:

 

Calefont
a gas

Termo
eléctrico

Calefactor
solar

Gasto mensual 
4-5 personas

$37.820.-*

$34.000-.

$2.500-.
(valor equipo instalado
versus vida útil)

Riesgo de incendio

no

Riesgos para la
salud

fuga de gas
prod. CO2

riesgo de electrocución

no tiene

Contaminación ambiental

directa (CO2)

indirecta

no

Tecnología

50 años

70 años

última
generación

Dependencia de abastecimiento

si

si

no

Alzas del precio combustible

si

si

no

* (Como una primera aproximación a la evaluación del gasto en gas, tenemos que en una ducha de 10 minutos se consumen aprox. 200 gr de gas licuado, lo que equivale aproximadamente a $310 pesos. Por lo tanto, 4 duchas al día en un mes completo, significan $37.820 aprox. (según precio promedio cilindro 15 kg a enero 2017).
Otro camino es hacer una simulación en el calculador energético de Chilectra (www.chiletra.cl). Aquí, por ejemplo, se pueden estimar los consumos energéticos de electricidad y gas, para una familia de 5 personas, en un mes de verano. En la situación planteada, el consumo total mensual de gas es de 40 kg, lo que significa $37.320; de los cuales un 80,4% corresponde al calefont, es decir, $33.066 al mes.
En cambio, y sin considerar que tanto el calefont como el termo también requieren de un gasto inicial en compra e instalación, el cambio a calefactor solar implica una inversión total mensual promedio de $2.500, que corresponde al valor del equipo promedio ya instalado v/s vida útil promedio).

El tiempo aproximado de retorno energético (tiempo necesario para ahorrar la energía empleada en fabricar el aparato) es de un año y medio. Mientras que el retorno monetario (o tiempo necesario para recuperar la inversión original mediante el ahorro energético que significa), dependiendo de las características del equipo, y según las cifras analizadas, puede ir de 18 a 24 meses.

Al no generar singún tipo de combustión, estos sistemas evitan la emisión de hasta 4,5 toneladas de gases nocivos para la atmósfera. Y por lo tanto, son una importante ayuda a reducir las emisiones de gases y a mitigar el Efecto Invernadero.